Tuerto Rey - Poesía y alrededores

Y la muerte no tendrá dominio

Villa María, Córdoba
5-02-2017 -


Por Iván Wielikosielek
 


El 5 de febrero de 1960 y con sólo 22 años de edad, se suicidaba Alberto E. Mazzocchi, poeta cordobés nacido en Las Varillas. A 57 años de su muerte, su paso por la tierra sigue siendo un misterio tan fascinante como insondable. Y su obra, de una calidad y melancolía sin precedentes en la literatura cordobesa, un diamante desconocido para el cánon de la poesía argentina.
 

Existe una sola foto de Alberto Mazzocchi. En ella se lo ve sentado sobre una tumba con las manos cruzadas en el pecho, casi como la parodia de un zombie levantándose de entre los muertos. Tiene la mirada fija en la cámara y una rosa negra a sus pies, oscuro talismán sobre el mármol color de sus zapatos. En la parte posterior, su amigo y albaceas Federico Undiano había estampado “1956” y una breve leyenda, la cual explicaba que “aquella foto” le había sido expresamente “dedicada” por el retratado. Cuatro años después y a la luz del abrupto (acaso inexplicable) suicidio de Mazzocchi, esa pequeña placa tomaría una dimensión de oráculo; no sólo porque el poeta anunciaba su propia muerte sino porque, de algún modo y al igual que “aquella foto”, esa muerte también era “dedicada” a su amigo. Pero el oráculo iría mucho más lejos. Y se extendería de manera fabulosa en el tiempo y el espacio prefigurando la ulterior resurrección poética de Mazzocchi, su modo de levantarse de entre los muertos tan joven como había sido sepultado, vestido de blanco y con los ojos embrujados; como si tras una breve temporada en el Purgatorio alguien lo hubiera lavado de todos sus pecados humanos, de toda su tinta sangrando los versos más melancólicos y maravillosos que alguna vez se escribieron en Córdoba; la sangre derramada de su sien como un tintero de poemas misteriosos, inéditos para siempre.


Los días en la Tierra
 

La biografía escrita por Federico Undiano (1932-2000) afirma que Alberto Enrique Mazzocchi nació en Las Varillas el 21 de septiembre de 1937, que al poco tiempo su familia se trasladó a Córdoba y que en 1952 ingresó al Seminario Menor “San Isidro” de Jesús María, del cual sería expulsado. En 1956 y con 18 años, Mazzocchi asiste como oyente a la Licenciatura en Filosofía de la Universidad Nacional de Córdoba. En esos claustros trabará conocimiento con Undiano, por entonces estudiante de Letras. A los pocos meses y de común acuerdo, ambos decidirán abandonar la carrera para iniciar una formación autodidacta compartida en escritura, dibujo y pintura.

Luego, tanto la biografía como algunas cartas que Undiano le enviara a este periodista entre 1997 y 2000, refieren encuentros y desencuentros del poeta con algunas mujeres, la clara atracción sexual que Mazzocchi ejerció en su amigo (“jamás consumada”, según Undiano), internaciones psiquiátricas a las que lo habría sometido su madre y tres tentativas de suicidio. “Quiso que nos suicidáramos juntos, estrechándonos las manos, uno junto al otro, a la caída de la tarde de un 16 de junio de 1957” escribió Federico 40 años después.

Tras un difícil 1958 en que Mazzocchi viaja a Buenos Aires y al Uruguay indocumentado, Undiano se traslada a Montevideo. Será en marzo de 1959 cuando Mazzocchi lo visite sin previo aviso, dispuesto a radicarse con su amigo en la capital uruguaya. “Como mi propia situación era en extremo precaria, se vio forzado a iniciar un verdadero vagabundeo callejero que no le privó de penurias como la mendicidad y algunos latrocinios”. El 29 de mayo y tras rogarle que volviera a La Docta, Undiano escribe en una de aquellas cartas: “urdí la ocurrencia de proponerle emprender juntos un viaje por América, si él consentía en dejar Montevideo mientras yo mismo lo pasaría a buscar por Córdoba. Nunca sabré si me creyó”. Lo cierto es que la noche del 11 de junio de ese año, Mazzocchi vuelve a Córdoba. Ni él ni Federico sabían que se estaban saludando por última vez en la Tierra. Esa noche, Mazzocchi escribiría el último poema que registra la edición bilingüe hecha por Undiano en París y que, como “aquella foto” y como tantos textos, está dedicado “a Federico”.

Tengo que viajar como todos los que viajan a altas horas de la noche
no dejando nada aquí
pronto comenzará el verdadero invierno
el círculo de luz de la luna poco a poco desaparece
un petrel altivo enfrenta el viento
nadie me reconoce como a un enviado
y en el fondo de todo
y en el fondo de mi alma
sólo queda el sencillo recuerdo de lo que he vivido
tengo que viajar como viajan los que se van de aquí para siempre
o para volver con otro rostro
más lejos están las estrellas
y sé que aquí no hay nada
que tenga que volver a vivirlo
el frío me acompaña
mis sueños me acompañan
y tengo puesta la misma ropa
la misma ropa inveterada que me ha acompañado
y aunque sé que no estoy solo
y aunque sé que iré a seguir viviendo
que iré nuevamente a esperar con mis manos juntas
y con mi sonrisa habitual de pobre
sin embargo
cuántas cosas terribles he hecho para no volver
adentro de todo sé que hay algo mío
que aunque no me lo hayan dado hasta ahora
algún día será mío
aunque permanezca donde estuvo siempre
y yo no lo pueda ir a buscar
como los viejos iré a caminar
hacia lo que está infinitamente solo
y allí recapacitaré como cuando fui más joven
todos los días aprenderé algo profundo
que solamente yo podré interpretar
tengo que viajar
el cielo se extiende cada vez más
se elevan los árboles
duermen los animales y los hombres
se repite la intensidad del frío
alguien demuestra un profundo cariño
quizá todo lo poco que he hecho por mí mismo
sea algo majestuoso
la esperanza estará abierta en todos los lugares
si no me comprendieron
sólo fue
porque fui demasiado extraño.
 

Aunque el poema refiera en apariencia a un simple viaje en colectivo (al menos en ese contexto fue escrito) en el fondo habla de otro viaje infinitamente más trascendental. Acaso sea la pulsión mortuoria del texto lo que me hizo pensar así la primera vez que lo leí; ese estribillo que vuelve una y otra vez y cuyo  “tengo que viajar” tanto se parece a “me tengo que matar”. Y sobre aquel misterioso final donde la voz poética parece haber concluido para siempre su misión en la tierra: “si no me comprendieron/ sólo fue/ porque fui demasiado extraño”. Pero tras esa frase ya nada más se puede modificar. Aquel viaje radical y póstumo es un hecho. Y el poeta ya se había embarcado en la “carroza del abismo” de la que hablaba Pessoa.

Pero volviendo a la parte física del poema, es decir al viaje en colectivo, tras su regreso a Córdoba, Mazzocchi le enviaría tres cartas a su amigo. Y nunca obtendría respuesta. Será el preludio de una tormenta que se desatará muy poco tiempo después, en noviembre del ´59, cuando Undiano vuelva “clandestinamente” a su ciudad y no le avise a Mazzocchi. “Pero alguien, estoy persuadido, aguardó a que yo hubiese viajado de regreso a Montevideo para decirle, recién entonces, que yo había estado en Córdoba. Y también estoy persuadido que fue a partir de entonces, que, ensordecido por mi silencio, sintiéndose perdido, enceguecido de ira, sin resignarse, liberó todas las fuerzas más sombrías que había ido acumulando”. Y acaso Undiano tenga toda la razón al decir lo que dice. Y si no, repasemos la cronología de los últimos dos meses del poeta. El 10 de diciembre se casa con Lidia, una mujer diez años mayor, pero dos semanas después se produce una violentísima reyerta conyugal; la primera de una serie infernal que finalizará recién el 24 de enero, cuando harta de sufrir golpes y agresiones Lidia huya a casa de sus padres. Pero esta fuga de la esposa será el principio del fin; ya que el martes 2 de febrero y saltando tapias con una soga, Mazzocchi logrará introducirse en casa de sus suegros. Una vez allí, cortando el cable del teléfono, obligará a su esposa a volver con él a punta de pistola. Ese mismo día, los padres de Lidia realizan la denuncia. El viernes 5, localizada la pareja en una pensión frente al Parque Sarmiento, los integrantes de la comisión policial golpearon la puerta para llevarse detenido a Alberto Enrique Mazzocchi. Pero este, empujándolos, empezó a correr por la ciudad y se dio a la fuga revólver en mano. Cuando la policía lo cercaba, Mazzocchi deteniéndose bruscamente, amenazaba con deserrajarse la sien; razón por la cual los uniformados lo dejaban seguir. Esta situación se repitió hasta que uno de ellos le disparó en una pierna y la víctima rodó en la avenida. Y así, sin perder el revólver de su mano, se disparó en la sien frente al pasaje de un colectivo que apenas alcanzó a frenar para no atropellarlo. Su deceso fue inmediato. La crónica de este hecho puede leerse en “La Voz del Interior” fechada el sábado 6 de febrero de 1960. Por cierto, en ningún lugar de la noticia se dice que el “suicida” era un poeta. Y era normal que eso pasara, ya que en vida Mazzocchi sólo había publicado dos poemas con pseudónimos. En lo que respecta a esa muerte irracional, Undiano tiene una explicación por demás categórica: “Para mí, Federico Undiano, Alberto E. Mazzocchi, incapaz de vivir sus sentimientos para conmigo, me tributó su muerte; yo, por mi lado, le brindé gran parte de mi vida”.

 

Apuntes sobre una resurrección



Si la poesía de Mazzocchi resucitó en muchos lugares del mundo, se debió exclusivamente a la incansable labor de su amigo y albaceas. Y es que Undiano logró publicarlo en Uruguay, España y sobre todo en Francia, cuando en 1985 apareció la edición bilingüe de “Poèmes-Poemas” (64 poemas y un fascinante apéndice biobiliográfico en 360 páginas de Editions L´Harmatann). Pero en Argentina y sobre todo en Córdoba, Mazzocchi sigue siendo un ilustre desconocido. Y excepto para algunos escritores aislados sin ningún peso ni importancia en el “establishemnt”, el poeta sigue estando muerto. No así su obra.

Escrita bajo un hipnótico ritmo de soledad y muerte, emparentada con el excepticismo radical de Lautréamont, la síntesis oriental de Ezra Pound, la metáfora ardiente de Dylan Thomas y el luminoso simbolismo de los evangelios, la obra del varillense es uno de los puntos más altos de la poesía argentina del siglo veinte. Y resulta curioso que Mazzocchi, quien de algún modo prefiguró la poética de Alejandra Pizarnik, no haya sido leído ni siquiera al contraluz de su contemporánea más famosa.
Este “pasar desapercibido” no fue en absoluto ajeno a Mazzocchi. Por el contrario. Ya que otro de los oráculos del poeta fue la perfecta aceptación de su invisibilidad, la plena conciencia de que nunca sería nadie en la poesía argentina mientras estuviera vivo. Este dato se ve corroborado al leer lo que Undiano escribe sobre la tapa de “Poêmes-Poemas”. Dice así. “Alberto E. Mazzocchi, al ver concluido su retrato, me pidió que lo hiciera reproducir en la tapa del libro que yo consiguiera hacer publicar son sus poemas. Sobreentendía que él mismo moriría antes de ver su obra literaria editada”.

Un año atrás y acaso como un ejercicio por entrar en el panteón de la posteridad, Mazzocchi había escrito un poema con el que cubrió las carpetas de su obra antes de su tercera tentativa suicida. Leemos aquel epitafio en verso:

Realmente hubiera podido
no decidir suicidarme si mi encendedor
si estuviera seguro que mi encendedor
no se me perdiera o no se me deteriorara
si estuviera seguro que mi encendedor
fuera lo suficientemente bello
para retenerme en esta vida
para estar en esta vida
y encender mis cigarrillos de mala marca
con él
y mirar con su luz las cosas en la oscuridad
y alumbrar con él un camino en la oscuridad.

Cuando pienso en Mazzocchi y Undiano más allá de toda contingencia terrestre o (para decirlo con el título de un grandioso poema del platense Néstor Mux) “lejos de este único mundo”, los veo a los dos caminando por una Córdoba en blanco y negro, charlando en la puerta de un cine donde acaban de ver “Pasaron las grullas” o encendiendo sus “cigarrillos de mala marca” en una esquina del Parque Sarmiento al atardecer. Pero la postal más recurrente tiene que ver con el mar en Uruguay. Caminatas interminables por la arena en esos últimos tres meses que, sin saberlo, compartirían en el mundo. Por esos días del ´59, Mazzocchi escribió un poema cuyo protagonista era el mar. Y si bien el poema está cruzado por la palabra “muerte”, yo quiero creer que hay algo más; un “bonus track” implícito al final, un verso subliminal, una línea que Mazzocchi nunca escribió o tal vez nunca quiso escribir para que la imaginen otros o porque detestaba la obviedad. Aunque nominalmente no está dedicado, es casi obvio que también era “para Federico”.

Olvidaba decirte
que el mar guarda el secreto
que yo no escribí en las piedras mi nombre
ni dejé a propósito una huella en el suel
encontré la verdadera tristeza en estos cadáveres de pájaros
pero si también he apartado la arena
fue por algo
no temas que las hierbas divulguen mi muerte
las hierbas guardan el secreto
y si he perdido alguna medalla hace mucho
en ellas no hay ninguna leyenda
no temas que en las medallas se diga algo de mi muerte
las medallas son demasiado pequeñas
para escribir en ellas una leyenda
las gaviotas no saben nada
saben de sus nidos y del día
y del alimento que flota en el agua
pero tú sabes que muchos bosques han desaparecido
pero en esos caminos lo único que puedes hallar
es la soledad
no temas
es la soledad que se nutre
y no mi manto ni mi blusa
ni un cabello mío que ha quedado en alguna rama
el viento también guarda el secreto
si inclina los árboles las ramas atas de los árboles
y desparrama las hojas pequeñas de los pinos
o si despeina un niño pobre
o si sacude la falda de una mujer pobre
no es para decir mi nombre
la noche está allá en el barranco
donde estuvo siempre allá en el barranco
este mar guarda el secreto
no dirá a nadie que he muerto.

Y ese mar tampoco dirá a nadie que Alberto E. Mazzocchi había resucitado. Que como en la foto en blanco y negro que hace 60 años le regaló a su amigo, no sólo estaba predicho su final sino también su nuevo principio; todo vestido de blanco y sin manchas en la tierra como una aparición. Tal como lo escribió su admirado Dylan Thomas que, sin conocerlo, también tuvo un oráculo para Mazzocchi. Dice así:
“Y la muerte no tendrá dominio./ Desnudos los muertos se habrán confundido/…/ aunque se vuelvan locos serán cuerdos,/ aunque se hundan en el mar saldrán de nuevo,/ aunque los amantes se pierdan quedará el amor./ Y la muerte no tendrá dominio”.

Así sea en la tierra como en el cielo.
 

****

Nota:
Sobre  Iván Wielikosielek aquí en Tuerto rey en "Navegantes necesarios".
Imagen: Alberto Mazzocchi

seguir leyendo

Sandra Cornejo

Nací en La Plata, Argentina, en abril del 62. Tuve la suerte de crecer entre Chubut, Catamarca, Mendoza, Córdoba y otra vez Chubut. Estudié Periodismo y Comunicación Social en la UNLP. Desde entonces me desempeño en distintos ámbitos en Comunicación Institucional y Gestión Cultural. La escritura, y especialmente la poesía, conforman

seguir leyendo

en el archipiélago /
textos de aquí

Autores recientes

Autores por orden alfabético

navegantes necesarios /
otras coordenadas

Autores recientes

Autores por orden alfabético

  • Andrés Montenegro / Poemas inéditos
  • Serge Patrice Thibodeau / Oración
  • Susanne Jorn / Poemas
  • Adelina Lo Bue / Poemas
  • Alejandro Pidello / poemas de Las alas de Ángela
  • Alejandro Schmidt / dos poemas de Árbol viudo
  • Alexandra Botto / Poemas
  • Alicia Genovese / dos poemas
  • Ana Lafferranderie / Poemas de “Volcar la cuna”
  • Ana María Rodríguez Francia / Versos últimos
  • Ana María Shua / Sobre “Aguerridas musas” de Mario Goloboff
  • Anahí Lazzaroni / poemas inéditos
  • Anna Pinotti / De Mala Gana, poemas
  • Arturo Borra / Selección
  • Arturo Carrera / Canon, escritura (texto inédito)
  • Carolina Massola / Selección/Inéditos
  • Chantal Maillard / Poemas
  • Claudia Masin / "La Gracia" en breve antología
  • Claudia Prado / poemas
  • Claudio Archubi / Poemas
  • Denise Levertov / poemas
  • Dolores Etchecopar / poemas de El comienzo
  • Emilio Lledó / De “El Silencio De La Escritura”
  • Esteban Moore / Los amantes y otros poemas
  • Esther Ramón / Poemas de grisú
  • Eugen Jebeleanu / El sueño del Hombre-Caballo
  • Fernando G. Toledo / Cinco poemas
  • Fernando Sabido Sánchez / de El paso del tiempo
  • Gastón Sironi / agua esto, inédito
  • Georg Trakl / Un extraño en la tierra
  • Gerardo Burton / poemas inéditos
  • Gerardo Gambolini / “La memoria esparcida”. Poesía Irlandesa actual
  • Graciela Aráoz / Cementerio y otros poemas
  • Graciela Cros / breve antología
  • Griselda García / "La reina tuerta" y breve antología
  • Griselda Gómez / poemas de Andalucía Nueva Ignara
  • Guillermo Bianchi / poemas de La luz de los vencidos
  • Gustavo Borga / poemas
  • Gustavo Tisocco / Certeza y otros poemas
  • Hermann Hesse / dos poemas
  • Hugo Mujica / Lo que el abrazo abarca y otros poemas
  • Idea Vilariño / Poesía e Incertidumbre
  • Inés Manzano / poemas de “si es puñal que me mate”
  • Ingeborg Bachmann / por Cecilia Dreymüller
  • Irene Gruss / ”Porque a veces llueve”
  • Iván Wielikosielek / Gatos y otros poemas
  • Iván Wielikosielek / poemas de Gatos de Nínive
  • Jan Erik Vold / Poemas
  • Javier Lerena / dos poemas
  • Jean Giono / Fragmentos de "El hombre que plantaba árboles"
  • Jonio González / Poemas inéditos
  • Jorge Aulicino / poemas inéditos
  • Jorge R. G. Sagastume / poemas inéditos
  • José Di Marco / Mundo Sublunar
  • Juan Carlos Moisés / Una lucha desigual con las palabras
  • Juan Ramón Jiménez / poemas
  • Julio Salgado / Fragmentos de “Frías/Catábasis”
  • Karl Krolow / Dos poemas
  • Laura Giordani / Tres poemas
  • Leonardo Martínez / Otoño en Nueva York/Ahora y siempre
  • Li Yu / Poemas
  • Lidia Rocha / Sobre "Si es puñal que me mate" de Inés Manzano
  • Liliana Campazzo / poetas del sur
  • Liliana Heer / El arte convulsivo (inédito)
  • Liliana Lukin / Poemas de Libro de buen amor y dos poemas inéditos
  • Luis Benítez / La búsqueda solitaria de César Cantoni
  • Luisa Futoransky / prender de gajo
  • Marcelo Daniel Díaz / Poemas de Newton y yo
  • Marguerite Duras / fragmentos de “La vida material”
  • María Apesteguia / El eterno retorno
  • María Julia De Ruschi / poemas de Nada escrito
  • María Malusardi / Poética, poemas
  • María Negroni / Inéditos de Interludio en Berlín
  • María Teresa Andruetto / Sobre la poesía
  • Marialuz Albuja Bayas / Poemas
  • Marielena Aimar / poemas
  • Marina Kohon / poemas
  • Mario Alonso / poemas de murmullos
  • Mario Goloboff / Vivir allí, escribir aquí
  • Mario Goloboff / Poemas inéditos
  • Marta Cwielong / Poemas de “La orilla”
  • Marta Miranda / poemas de El lado oscuro del mundo
  • Michael Smith / Nuevos Poemas/New Poems
  • Minerva Margarita Villarreal / Poemas
  • Mirella Muiá / Diálogo
  • Mirta Rosenberg / dos poemas
  • Moya Cannon / dos poemas
  • Nikiforos Vretakos / poemas
  • Niní Bernardello / Medusa y otros poemas
  • Osvaldo Picardo / poemas de “21 gramos” (inédito)
  • Pablo Anadón / Arno
  • Pablo Balbis / poemas inéditos
  • Patricia Díaz Bialet / poemas
  • Paul Guillén / Poemas
  • Paulina Vinderman / Poemas de Bote Negro
  • Piedad Bonnett / tres poemas
  • Piero de Vicari / poemas de “Todo Pesa”
  • Pilar Rezzano / poemas "Del Perezoso Andar"
  • Pura López Colomé / Atormentada, de "Santo y seña"
  • Raúl Artola / poemas
  • Robert Duncan / Este sitio del que se rumorea que fue Sodoma
  • Roberto D. Malatesta / Por encima de los techos
  • Rolando Revagliatti / Poemas de “Viene junto con”, inédito
  • Rolf Jacobsen / Habitación 301
  • Romina Freschi / poemas enhebrados para una lectura
  • Rossella Di Paolo / Esta que soy yo
  • Roxana Páez / Diario de la china
  • Sam Shepard / de Crónicas de Motel
  • Sándor Weöres / El espacio y Canción: espacio infinito
  • Sandra de la Torre Guarderas / Poemas de "Andinismo en la azotea", inédito
  • Santiago Espel / "cambio de piel" y otros poemas inéditos
  • Sasja Janssen / Poemas
  • Silvia Mathieu / poemas de otro mapa otro puerto
  • Sujata Bhatt / Sujata: El primer discípulo de Buda
  • Susana Szwarc / Poemas de "Bailen las estepas"
  • Tatiana Oroño / Estado de caravana
  • Teresa Garbí / “Cinco” (Sobre el doncel de Sigüeza), fragmento
  • Teresa Orbegoso / Poemas de “Mestiza”
  • Tomas Tranströmer / textos de La plaza salvaje
  • Ursula K. Le Guin / Para la casa nueva
  • Vasko Popa / dos poemas
  • Verónica Aranda / El Cairo y otros poemas
  • Willy G. Bouillon / dos poemas
  • Yasunari Kawabata / El viejo Japón y yo
  • poesía, magia y alrededores /
    de la literatura universal

    Autores recientes

    Autores por orden alfabético