Tuerto Rey - Poesía y alrededores

en el archipiélago /
textos de aquí

Adrián Fort
/ poemas inéditos

Explorando las páginas de la Historia Universal

 


Disecciona al mundo sin culpa,
con inocente gozo o pasión ancestral,
tus manos despejando la carcoma de los siglos
tu boca pronunciando lo oculto
y lo que se intentó ocultar,
tus ojos sobre los añejos retratos,
sobre las miradas que ven tu mirada
de incansable explorador.

Despides el Siglo de las Luces
y descubres la mesura del hombre.
Abres la Era Industrial
y conoces su perversidad y desvergüenza.
No quieres atravesar el umbral
de tu época.
No quieres que la raza humana
caiga sobre tu  integridad.

La voz del oprimido
no recorre estos folios.
Al obstinado coro del tiempo
le han mutilado una cuerda.

Árida y gastada la voz de la Historia
te lo sugiere:

Todo es parte del ciclo que enrama tu existencia,
que la vuelve complaciente materia del pasado.

Porque tu sangre escucha las voces perdidas
y vuelves a reconciliarte con el mundo.

 


Las ofrendas de Penélope

 


(Consta, como nota al margen, en algún oscuro rincón
de la memoria del poeta ciego.)


“He traído la menguada madeja,
para que vieras el tiempo irrecuperable
que mató tu ausencia.

Estos dedos heridos
para que, tocándolos cuidadosamente,
puedas sentir los pliegues del corazón.

Y el tapiz infinito,
para que, hurgando con tus ojos de viajero,
descubras el mapa de la espera.”


Encomio del sordo

Nunca rompas el silencio
si no es para mejorarlo

Ludwig van Beethoven


¿Por qué fracasa la palabra ante la distinguida melodía
tejida en la urdimbre de una sordera final?

Fondo y forma se unen para hacer más puro
el lenguaje del genio inconveniente:
el que acelera y esboza con cuatro notas el destino,
el que violenta a los cortesanos,
el que pide a algún dios que le reste los días
a canje de una línea instrumental.

Y el mundo es un entretejido de poderes
que se derrumban ante la sublime
caligrafía sinfónica,

donde confuso se torna
el sereno paso de la amante,
el rostro no escrito que aparece y desaparece
en las notas del piano,

y el rito crepuscular que ignora
la música de tenues relojes
que consumen el arrebato de la pluma.

 

Adrián Fort

Adrián Fort

Adrián Fort nació en La Plata. Vivió su niñez y adolescencia en la ciudad de Bahía Blanca. Es abogado egresado de la U.N.LP. y museólogo egresado del Instituto Superior de Bibliotecología y Museología de la Provincia. Actualmente reside en la ciudad de La Plata y trabaja en la Fiscalía de Estado de la Provincia de Buenos Aires. Ha publicado poesías en algunas revistas literarias. En el 2006 aparece “La mirada constante” (Alción Editora) su primer libro de poesía. “Un mundo sin cualidades”, de próxima publicación, es la obra a la que pertenecen estos poemas.-