Tuerto Rey - Poesía y alrededores

navegantes necesarios /
otras coordenadas

Iván Wielikosielek
/ poemas de Gatos de Nínive

 

Una tarde de sol comiendo manzanas con mi abuelo
le pregunto cómo se dice domingo en ruso
voskresénia que quiere decir Dios ha resucitado
me contesta
Y acaso sin saberlo me enseña
la palabra más importante de todas las lenguas


Mi padre me lava las manos en una palangana de invierno
Yo tengo ocho años y mi piel sangra como si lavaran peces muertos
Mi padre me lava las manos como si limpiara mi nombre
Yo estoy por repetir tercer grado y hace mil años que no le digo papá
Mi padre me lava las manos y me las restituye como en un milagro
Yo estoy por tomar la comunión y voy a leer los evangelios cada día
Mi padre me lava las manos como si se las lavara a Pilatos
para que en sus sueños no quede sangre inocente por redimir
para que entre sus dedos el pan se multiplique como caricias
para que en sus palmas no quede otra cachetada que contra sí
Mi padre me lava las manos en una palangana de invierno
antes de irse del pueblo para siempre
antes que mi espíritu salga a ensuciarse
con el polvo de este mundo.


Acaso mis gatos vengan de las ruinas de Nínive
o de un aciago reino de los muertos
como los que esta tarde vi escaparse del cementerio
Igual les debo hospitalidad en tanto refugiados o psicopompos
ya que un día serán mis anfitriones en el más allá
mis guías para volver a ese país donde ningún mortal
tiene ciudadanía.


Vine al desierto a ver al Hijo del hombre
y aprendí que no era una caña al viento
ni alguien con ropas lujosas
ni un profeta
que la vida no estaba en Jerusalén o en Nínive
sino en esa desolación sin piedra sobre piedra
que las ciudades eran sepulcros blanqueados
y los vivos muertos aún no llamados
Vine al desierto a ver al Hijo del hombre
y aprendí que era el Hijo de Dios
Por eso me enseñó todas estas cosas.

 

 

Iván Wielikosielek

Iván Wielikosielek

Ballesteros, Córdoba, 1971. Vive en Villa María. En poesía ha publicado Funerales en la Tierra y Príncipe Vlad. En narrativa Los ojos de Sharon Tate y el Libro de Pozanjón y la ciudad de los muertos. Todos editados por el sello llantodemudo. 

Estos poemas perteneces a su libro “Gatos de Nívive” (llantodemudo, 2014).