Tuerto Rey - Poesía y alrededores

navegantes necesarios /
otras coordenadas

Serge Patrice Thibodeau
/ Oración

Oración

 

Recé en todo tipo de lugares,
todo tipo de posiciones, todo tipo de idiomas;

recé a plena luz del día,
en la penumbra y en la oscuridad;

recé en la ceniza y en el polvo,
en la niebla y entre los copos de nieve,
entre la esperanza y la duda,
frente al espejo y de espaldas a la puerta;

recé porque me gusta alzar la mirada al cielo,
porque me gusta recorrer con la mirada

la superficie de los guijarros y de las hojas secas
que bordean cada uno de mis pasos;

recé para la salvación de los traidores y asesinos,
tal como me lo han pedido;

a veces recé sin saber bien a bien por qué lo hacía,
con y sin música, con y sin rosario,
en un templo, una iglesia, una mezquita,
en un avión o en frente de mi plato de comida;

recé porque tenía que rezar;
porque mi cuerpo exigía que yo rezara;
porque instintivamente era necesario
que yo encendiera un cirio o una varita de incienso;

que metiera un dedo en el agua,
que me quitara los zapatos,
que me inclinara o me mantuviera de pie;

porque yo tenía que leer un poema
o que la tinta me manchara los dedos,
o tenía que cruzar la calle o viajar en barco;

porque había que desearle paz a mi vecino
y a veces incluso a mi verdugo;

porque yo tenía que conjurar
la insoportable zozobra humana;

recé cuando sentía dolor y recé en la alegría;
incliné la cabeza y cerré los ojos,
como lo hacían Pedro y Juana, mis antepasados,
orando por su madre y por su padre,
al ritmo de las cuatro estaciones;

me persigné antes de doblar la rodilla
cuando repicaban las campanas;
guardé silencio durante la cosecha;
recé por el río Petitcodiac,
el Río Verde y el río de las Anguilas,
para los bayous mancillados de Louisiana;

recé por el banco de hielo en riesgo de desaparecer
y por su piel de zapa;

recé por varios hombres, tío y sobrino,
hermano y primo, granjero, conductor de camión,
ebanista, carpintero, cazador de focas,
leñador, pescador, cocinero, todos culpables
de coma etílico, una herida abierta en el flanco
y que nunca cierra; un austera parentesco
confundido con la isla desierta a la deriva, la locura del cielo azul,
el naufragio anunciado que la palabra antropoceno
atormenta y persigue;

recé cuando tenía la fe
y recé cuando pensaba
que había perdido la fe;

incluso oré sin rigor,
sin disciplina, sin reglamentos,
pero siempre oré con convicción;

invoqué a Teresa y Magdalena y María,
a la Virgen Negra de Zagreb
y a la Virgen de Grand-Pré;

le agradecí a Nuestra Señora de la Soledad,
la Nuestra Señora de la Pobreza,
la Virgen de Luján,
a la buena Santa Ana
y a la Virgen de Guadalupe;

me refugié en una cabaña
entre La Butte y Grosses Coques
o en la costa en Cap de Cocagne;

con los ojos entrecerrados
subí el Mosa río arriba
entre Namur y Dinant;
vi el peñón de Percé
desde lo alto del faro de la isla Miscou y recé
cruzando el estrecho de Magallanes;

y entonces un día, aprendí a no rezar más,
pues en ocasiones uno está enojado
cuando tiene un duelo de más en el corazón;

hoy en día, llego a rezar a escondidas,
para que vivan en paz los vivos,
para que descanse el alma de aquellos y aquellas que me dejaron;

rezo para no hacerme creer que ya no creo
y para decirle al mundo que no me tragado el silencio,
como si esperara que Dios estuviese a la escucha,

en el momento preciso, a la hora correcta, en la radio,
como si yo tuviese la pretensión de preguntarle
algo que no le han preguntado todavía;

y a pesar de la amenaza
de la fealdad y la mediocridad,
sigo con mi interminable oración,

porque,
ningún momento es profano
y cada lugar es sagrado.

Traductora : Françoise Roy

© SP Thibodeau, Sous la banquise, Montréal, Éditions du Noroit, 2013

 

 Serge Patrice Thibodeau

Serge Patrice Thibodeau

Serge Patrice Thibodeau, (Quebec, Canadá, 1959). Poeta, ensayista, traductor de documentos antiguos; viajero. Desde 1990 a la fecha lleva publicada una veintena de libros. Su singular poesía ha recibido varios premios relevantes. En 2014 se le concedió la Orden de las Artes y las Letras de la República Francesa y en 2015 la Orden de Canadá. Fue nombrado miembro de la Academia de las Letras de Quebec. Es el director de Ediciones Perce-Neige.

Este poema fue leído en el XI Festival internacional de poesía de Buenos Aires 2016.
http://festivalpoesiabsas.com.ar/wordpress/