Tuerto Rey - Poesía y alrededores

en el archipiélago /
textos de aquí

Silvia Montenegro
/ poemas




Mi amor
se me está quebrando la mujer final.
Puedo guardar silencio si mi precio es amarte.
No hablemos lenguas humanas.
No hablemos.
Las palabras son nuestra virtud
pero no nuestro triunfo.
Encontrémonos a solas.
Bajo la neblina del caos.
A solas y en penumbras.
La audacia estará en entrar  -o no-
dos veces al mismo río.



¿Audacia para cruzar el río y abrazar su mundo, santa mí?
Puedo tomarme toda la sangre.
Llenar  cada vaso con cada vena.
Y así
por los días de los días
robarle sus intrigas
manipular sus transparencias
sus trozos de futuro
sus párpados
sus sepulcros.
Es necesario ser dos para llegar a la entraña misma.
Ahogarla y ahogarme.

 



Mi amor,
no me abandones.
¿Qué hay afuera?
 

 …

¿Y entonces,
por qué se nos castiga?
¿Quién es el enemigo?




Mujer mía.
No entiendo ni aun lo que entiendo.
Desconfío de mí como de un aroma desconocido
en un paisaje de purgatorios y paraísos.
Y maldigo esta espuma anticipada del hambre:
mis noches tienen el nombre de resplandores pasados
y es un falso privilegio probar el veneno
de las aguas transparentes.
Siempre los fantasmas,
el beso sagrado.

 

Silvia Montenegro

Silvia Montenegro

La Plata, Buenos Aires, 1961. Egresada de la Universidad Nacional de La Plata. Publicó Sobredosis de alma; El diablo pide más (Premio Hespérides 2004) y Los príncipes oscuros. Participó en diversos festivales de poesía,  nacionales  e internacionales,  tales como el Festival Internacional de Poesía de Rosario 2003, el Festival Internacional de Poesía de Michoacán y el IV Festival Internacional de Poesía de Buenos Aires, durante la Feria del Libro, en 2009.

Estos poemas pertenecen a Los príncipes oscuros (Ediciones Último Reino, 2008).