Tuerto Rey - Poesía y alrededores

navegantes necesarios /
otras coordenadas

Romina Freschi
/ poemas enhebrados para una lectura

Caldo

 

Este caldo es.
No hay otra cosa.
Este caldo
así, esta receta, este aroma, estas proporciones
algo picantes por momentos
-ése es el costo del calor
que se anida, egoísta,
en el pecho- y hace latir
a buen ritmo-
en popa-

Camino por la calle siempre iluminada
por el sol o las luces del mundo humano
-calesita venida a menos-
y en mi interior siempre estoy llorando
o peleando o extrañando a alguien
alejándome de este entorno
que consumo como todos a mi alrededor
aquí en la misma fiesta
alegres y rasposos como yo
asistiendo a las breves mejoras
o al vencimiento inclaudicable
de todo, todo, sin remisión,
apenas contenido por
esta dura placenta
en la que cada cual da su pelea
y su mejor cara de niño
al juguete del mundo y su civilizada
alienación

En este caldo te veo
ahí morís mil veces
y algo empieza a nacer
se cría solo
como la alegría
no se cultiva
apenas lo pruebo, lo reconozco
claro, calórico, palpitante
papada suave y calurosa
donde escondo la cara
y que acaricio con devoción

Ah qué plancton luminoso…
No hay tenaza que me apriete "eso"
solo esta humedad se produce
fábrica de viento y lagos
microscópicos halos
del hábito

Detrás de esta grasa
el pasado vive con vos, futuro
no hay futuro que lo pueda quebrar
hilo luminoso de oro
sos mi tesoro,
persiste

(inédito, 2011)


 

Ecuador 2010

A Carlos P. I.
que no me dejaba llegar

 

En un punto o en la jota
entre Julieta y Alejandra
a la mitad de mi vida
y en la mitad del mundo
Quito me dio
mi primer límite.
+
Para Julieta Lerman y Alejandra Correa, que estuvieron y están ahí.

(De Una línea imaginaria, 2011)


 

Hotel Dinosaurios
 

Mancha y su palacio de cortezas, mariposas y pájaros,
agua de pileta, de charco y de río, camino de piedra hermosa
y salud de bichitos microscópicos que un bicho feo caza
en un lugar preciso del aire sosteniéndose vertical como una fractura del espacio,
mariposas blancas y vibrantes como niñas que recién han tomado la primera comunión,
viento caprichoso de veinte climas un mismo día
y rocas sin número que extienden este palacio natural a través de las fronteras del tiempo
todos los días el sol descascara la plata y la perla de las piedras, sulfatos ferrosos en la
lengua del río que amplifica el efecto del sol y del viento.
De vez en cuando, pero todos los días, la lluvia pixela cada punto de ese plano de definición futura.
El cielo y las nubes imitan a las piedras, monumentales triásicas con sus millones de colores y años.
Veo el tiempo y sus climas, sus discontinuidades, graves como caprichos, sarcasmos, comedietas.
Los años componen este espacio. Los insectos todos pueblan este mundo.
Hay demasiado mundo. Nuestros hijos podrán saberlo.

(inédito, 2008)
 

 

ésa es la línea, la música invisible, papá
digo esa palabra y la escribo y aparece ese torrente
la muerte de papá es lo que aterroriza, sus límites.
Papá me enseñó esto, me pasó esto,
un lápiz mecánico es una flor, no, es que aparecen una tonelada de imágenes del pasado, pequeños roces, cintitas del afecto, soy feliz en este colchón
soy feliz también en la soledad,
podría vivir, claro, siempre rodeada de seres y sola, o no.
Adoro, las siestas papá, adoro los espacios silenciosos y con buena luz
y los lápices mecánicos y los animales, los perros.
Dibujada a mano, mi dibujo está hecho en papel manteca, arrugado.
Papi, pá: algo que nace compone el mundo,
hay demasiado mundo,
mi infancia es llana, inmune,
hay cientos de metros en la baldosa del jardín.

(de Solaris, 2007)

 

un glaciar refractario
caléndula del infinito
bostezo dentro de la boca de la ballena,
prefiguro el estómago,
la línea límite de la coherencia
se va dibujando a la par del desdibujo, un andarivel
un desfiladero de rocas
van cayendo las piedritas más pequeñas,
el invierno y el mar hacen saltar todo, todo
la línea de la música, el plano tensado de lo musical
lo que rebota por oido, resuena
como el infinito,
somos un cúmulo de ángeles deseando un coro
que se oye en el firmamento, el trueno,
la voz del cielo, el impacto de la presión atmosférica
y su chispa de luz
cielo siempre endemoniado
ciego de su pertenencia, reina como un plano
sobre la línea de la tierra

(de Solaris, 2007)


 

inicial cxxii
un pequeño guiño de ojos
en contra de toda una corriente de moluscos sin brazos,
no saber nadar, los pequeños detalles van apareciendo como puntos infinitos de las líneas,
como cristales
que permiten enfocar, capas de poror, una anestesia cuasi marina,
un coctelado carmesí durante el azul,
la profundidad nada en la superficie con un equilibrio perfecto,
lo obvio trasciende la autoconvicción,
si algo no está sucediendo, no está sucediendo,
puras relaciones lógicas, el temblor y el vértigo,
pueden aparecer sin estímulo fáctico,
un embarazo psicológico, una ilusión desesperada, la contemplación de la luna en el viento,
puede haber estrellas, sinergias mutantes, el rumor de un arroyo en la estela del amor,
si algo está sucediendo, está sucediendo,
hay una coreografía, un simulacro del dolor y del amor,
en lo imperceptible aparece lo verdadero,
duermes junto a mí, vos, vos y vos.

(de Marea de Aceite de Ballena, inédito, 2005)


 

Ecuador

Lo turbulente éter dellas tierras dellagua, ever nascentes, recientes, en la luz transpasal. Casi como cristales, de azúcar, los copos, pasajeros, diluyen lo smog, lo redondo se muere en filetes, desfile de nueva luz, vestimente apaisado de párpados maravillas, un puro país de cielos y aguas aéreas, de cremas de limón y papayas, de pájaros zapallos de dulces tules de sol a dones y bajo, un paisaje coctel de cumbres cafricainómanas cruza un par de riachos estrechos que asombrados se ríen, a menudo, mejores cielos que éste.

(de Estremezcales, 2000)


 

Arte Poética

Receta para un apetitoso “Petit Poème” a la Perfección.

  1. Lleve su lenguaje (o al menos un buen pedacillo) hasta un punto de máxima formalidad y cortesía, señora.
  2. Tome un mortero o, en su defecto, un picahielos (si es posible con mango de incrustaciones en rubí y/o esmeraldas y topacios) y con él estrelle, de manera irregular, su lenguaje hasta que parezca un glaciar refractario o la corona antigua de algún emperifollado rey.

(de Estremezcales, 2000)

 

Romina Freschi

Romina Freschi

Romina Freschi es argentina y nació en 1974. Publicó los libros de poesía redondel (Siesta 1998-2003),Estremezcales (Tsé Tsé 2000), Petróleo (Eloísa 2002) y El-pe-Yo (Paradiso 2003)+ las plaquetas Soleros (1998 BAND), Incrustaciones en confite (1999), VillaVentana (Arte Plegable, con ilustraciones de F. Fazzolari, 2003) 3/3/3 (PDD2005), Solaris (pájarosló, bilingüe, 2007), Variaciones de Órbita (pájarosló,2010), Quien siempre gana es Poseidón (Tocadesata, 2011) y Ejercicio Cósmico (Los poetas del 5 ed. Chile, 2011). Entre otros reconocimientos, en 2002 recibió un subsidio a la Creación de la Fundación Antorchas, en 2004 realizó una residencia para artistas becada por dichainstitución y el Banff Centre de Canadá y en 2004 y 2006 recibió subsidios de Emprendimiento Cultural y como Creadora del Fondo Metropolitano para las Artespara la revista Plebella (www.plebella.com.ar), de crítica de poesía actual, de la cual es directora y donde desarrolla su labor crítica. Fue fundadora de los proyectos Zapatos Rojos, CabaretVoltaire, Living de la Poesía, Arte Plegable y pájarosló editora, entre otros.Es egresada de la carrera de Letras (UBA). Coordina talleres de poesía (www.pajaroslocos.blogspot.com). Su blog personal es www.freschi.blogspot.com