Tuerto Rey - Poesía y alrededores

en el archipiélago /
textos de aquí

Gustavo E. Martínez Astorino
/ poemas inéditos

hora tercia


agua vertida

            copiosamente

                            sobre piedra

flecha disparada (todavía)

a la entraña ensangrentada


inmóvil

bajo la penumbra

escapas al velo partido

                        por primera vez


(ahí está el tronco de sándalo vivo

el llanto del niño en las callejas cercanas

la mueca del mendigo

y el pecho de la mujer ahuecado)


            :  no eres más que leche y necesidad


flecha disparada (todavía)

como lengua desanudándose

                                               del sino


            :  no eres más que leche y necesidad


y vuelves a evitar el hocico de los perros

las raíces que van hacia las tumbas

:

sólo con el sesgo ajado de la manta

y un pezón henchido de especias

                                                         

                                                     :

el zumo de la vida

 

es cierto

has pagado caro por el amor,

lo sabes


en aquella encrucijada inmoral

quisiste deshacerte de las derrotas pasadas,

todas estaban delante de tus ojos esa vez

junto a la inmundicia del abrevadero;

dios por un momento breve,

recibiste por ello el beso que da más sed

el semblante ignoto de la otra orilla;

nunca héroe

sólo comida para gusanos;

los mismos gusanos que merodean

en todas las hazañas del mundo


hasta tanto el empeño de tu cuerpo


creíste que los pechos turgentes

serían para ti esta vez

y te colgaste de un sueño inmortal;

pero no, el corte más codiciado

va siempre tras la codicia de lo que vendrá

dios por un momento breve, 

llevas el lastre de quien no volverá a tierra

ni alcanzará la mañana

gloria falsa de los aduladores de turno:

verán tus huesos convertirse en polvo


hasta tanto el empeño de tu alma


pensaste que la piel almendrada

sería tuya otra vez y, con ella, los violines de la tarde,

el espasmo frágil, la caricia de la leva,

hasta el mismo hálito de su deseo;

dios por un momento breve,

el jugo de la manzana se deshace en su boca

sin alcanzarla jamás 


nunca habéis perdido tanto por tan poco


gusanos que consumen

la espiral y la curva de los días venideros

                                                          

ahí-ya-tus-huellas
 


qué hay ahí

(dices)

en esa penumbra

entre alborada


en ese pie de viento rasgando

el huso de la carne

:

rutinas del cuidado efímero


qué hay

de ese pacto esquivo y reflejo

que ya no adviertes siquiera

en las tres esquinas del vidrio


qué hay del mosto y del licor

y aun de las emanaciones

si no adviertes siquiera

la modalidad de la presencia

en derredor

qué hay de la alborada

y de la agitación de un diamante

si ya no la adviertes, tan cercana


qué hay ahí

(dices)

en esa penumbra demorada

¿qué hay?

:

la puerta de vidrio se abrió

y las manecillas desquiciadas alcanzaron la desnudez

cerca de los hombros

:

el frío de otra intemperie más sutil e insidiosa

alargó el hocico hasta el vacío de piedra


un estrépito en la bocacalle los conmina

pero es ciego el veneno azul


:


Desde la torre,

a una distancia de aire dorsal

el ojo que ya no adviertes

divisa

el garabato de una inscripción,

y aunque (hablas) de pacto     

tus ojos no fulguran con los conocidos destellos

(hablas) de horizonte intempestivo

y te recuestas en la red filosa de su credo   


qué hay           

entre aquella penumbra todavía vacilante

y esta alborada ya resuelta   


qué hay si ya no adviertes que hay más

                                               ahí


embrión
 


escóndete detrás de los escaparates

ya viene

EL

con el cetro ajado del fuego

                        sobre sus hombros


                                   viene


sin nombradía ni pedestal

en medio de turbulencias y largas lluvias


                                               viene

sigiloso

en las manos sedientas del ángel

          

no sé dónde

                                               pero

abre los cerrojos

y alumbra el ventanal

            hacia otro margen

                                                                      :

herido por un diente inusitado en las entrañas

con un tercio de hojas en su costado

solo en el embrión de la mañana


condenado a vagar en los despojos del viento

sin alcanzar jamás la alborada prometida


                                                                       :

virgen con pétalo maduro

diadema fulgurante

en el exilio del desierto


                                                                       :

entre melodías y chirridos

perdido por ofrecer parábolas sin costura lógica


qué podría significar un lirio o una camelia

entre las cenizas deflagradas del abismo
 

Gustavo E. Martínez Astorino

Gustavo E. Martínez Astorino

Gustavo E. Martínez Astorino. Nació en La Plata en 1969 donde reside. Es profesor (1997) y licenciado en letras (2003) por la Universidad Nacional de La Plata. Ha publicado Pájaro-lira, 2000 (Tierra Firme) y Trazas de limo, 2003 (Vinciguerra) en el género poesía y Alegoría y tardo-modernidad: una lectura alegórica de la poesía de Horacio Castillo, 2005 (Dunken), en el género ensayo. Integra con obras de su autoría el libro Colección de autores contemporáneos. Figura en la antología denominada Poesía 36 autores, junto a otros poetas platenses, 1999 y en la Historia de la literatura de La Plata, publicada en el año 2001.    Ha publicado una entrevista al poeta y traductor del griego moderno Horacio Castillo intitulada “Horacio Castillo: una poética atemporal y desterritorializada”, en la revista Poesía de Venezuela 2001. La Academia Argentina de Letras publicó en el libro homenaje al académico de número Horacio Castillo el texto intitulado: “Acerca de lo neutro en Mandala de Horacio Castillo”. Actualmente escribe el libro Conversaciones con Horacio Castillo (1997-2010) que reúne el material inédito fruto de su amistad y trabajo intelectual con el poeta, ensayista y traductor del griego moderno Horacio Castillo (1934-2010).  Dirige junto a María Cecilia ROSSI el departamento de arte del Centro Creativo de Expresión y Movimiento de la ciudad de La Plata. Allí promueve el proyecto: Educación a través del arte 2005-2013 (multidisciplinario) y una colección artesanal de cuentos para niños.  Investiga la problemática de la allegorie en tanto categoría de interpretación post-metafísica del arte, en general, de la literatura y de la poesía, en particular. En la actividad docente coordina talleres de escritura e interpretación de textos en varias instituciones de la ciudad y se desempeña como ayudante en la Cátedra de Teoría Literaria. (UNLP).