Tuerto Rey - Poesía y alrededores

en el archipiélago /
textos de aquí

Patricia Coto
/ poemas de Libro del humo

 

 

 Siempre tenemos a alguien sobre el hombro,
alguien que, desde una distancia
sin mapa ni almena,
traza una flecha sobre nuestra mirada.
Nos mira y nos convierte en
una mancha sobre un altar derruido.
Y la mancha crece entre miradas,
entre flores de vino y telarañas.
Tenemos alguien sobre el hombro que
murmura.
Queremos oírlo y no podemos.
Nos damos vuelta y no hay
nadie.
La ventana está cerrada
Pero la cortina aletea
como un pincel sin sueño.

 

                                    6 de mayo de 2008

 

  La poesía no necesita ser amable.
Está detrás de un mostrador brumoso
pero no desea ninguna venta,
ninguna prueba, ninguna balanza.
Sólo deja abierta su tienda
toda la noche
y acumula albas para los que rondan.
La poesía sólo necesita
tener los ojos abiertos,

y en los ojos, los ojos del tiempo,
lo alerto, lo erguido.

 

                                    6 de mayo de 2008

 

 Entrañamiento.
Como si el mundo fuera
un volcán sumergido que
puede volar en la mente.
Todo existe y es cuerpo dentro del cuerpo.
Todo sueña y tiene peso, grosor,
transpira y exuda un arco iris
Lo que estaba fuera de la sangre
está pleno dentro de las venas
y es vórtice, corazón de huracán.
Entrañamiento.
Nada del mundo es indiferente.
Todo lo mío es ajeno.
                                   Errante.

                                                
                                                 25 de noviembre de 2009

 

 Escribir poesía
parece un monólogo del corazón.
Un canto al atardecer entre frondas.
Una ventana abierta hacia lo alto;
sin embargo,
la poesía,
estas líneas irregulares

que llamamos poesía
son mucho más y mucho menos
que un monólogo.
Son una plena voluntad de
decir, de golpear palabras
hasta que lo dicho sea realmente
un oficio de un hombre
entre los oficios de la conciencia,
de la alborada de hierro,
de lo que se desprende del arado
cuando cruza el horizonte,
de lo que gime entre sueños,
de lo poblado y repoblado
entre siglos.

 
                         9 de diciembre de 2010

 

 Biografías del bosque.
Un árbol parece igual a otro,
a otro y a otro
pero la luz los reconoce y
los llama por su nombre cada día.
No hay un árbol igual a otro
Ni una hoja ni una corteza.
Todo es diverso en este arco del mundo.
Todo es una diversidad desbocada
pero es calmo el caos y
espera ser domesticado.
También nosotros somos árboles
en los ojos de la realidad.


                          26 de diciembre de 2012

 

 

 

Patricia Coto

Patricia Coto

 

Patricia Coto, La Plata, 1954. Es profesora y Licenciada en Letras. Publicó seis libros de poemas: Libro del vigía (1978), Libro de la memoria (1982), Libro del espejo ardiente (1985), Libro de la frontera (1992), Libro de navegación (2003) y Libro del Humo (2014). También publicó De narradores populares y cuentos folklóricos argentinos (ensayo sobre narrativa tradicional, 1988) y ¿Qué dicen los migrantes cuando cuentan? (síntesis de la Tesis de Doctorado en Letras sobre narrativas orales de grupos migrantes provincianos, 2013). Recibió distinciones municipales, provinciales y nacionales. Integró los grupos literarios Latencia, Contrastes y Los albañiles, con los que participó en publicaciones colectivas. Actualmente coordina el taller de poesía de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata.