Tuerto Rey - Poesía y alrededores

navegantes necesarios /
otras coordenadas

Teresa Orbegoso
/ Poemas de “Mestiza”

algunos poemas de “Mestiza”

 

 

Un sonido en el aire
me levanta

Soy el animal en la penumbra

He perdido mi lengua
Voy por el desierto buscándola

Hablo
y no entiendo

¿Quién ha puesto esta raíz en mi boca?


En el interior del indio muerto
el recuerdo de una niña
me contempla me habla

yo levanto los huesos de tu alma
yo mastico los sonidos que no dices
yo beso tus ojos para que puedas ver




De niña caminé por los muros
de los cuatro mundos
cada raza un mundo
cada mundo un pozo

¿Habrá alguien que pueda cruzar
por las cuatro historias?

De un lado a otro
mi línea pintada para unirlos
de un lado a otro
cada mundo un pozo

mis pies al borde


Te ríes de mí
¿A quiénes tienes de tu lado?

En la otra orilla
están los que encienden velas
y piden por los que hemos caído
en una fosa profunda y sin nombre

En algún lugar
somos girasoles
cuidados por ángeles


 

Madre ¿adónde vives?
¿en el fuego?

Muéstrame tu rostro
Tengo miedo de mi misma


 

Veo mi rostro en el pozo
en mis ojos
tus ojos extraviados madre
Eres la taruca
que deambula en el bosque quemado
la que balbucea:

Achakay, akapacha chhaqtañi jumaru

¡Hoy este mundo dejará de ser visible para ti!


Hablé con mi madre muerta
En ella todo era más viejo que el lenguaje
murmuraba tiempo
Su cabeza giró hacia mí
para contar a los recién nacidos

1, 2 nadie los quiere
3,4 se perderán
5,6 no volverán

Números dijo
y al pronunciar el último
vi una lágrima caer de uno de sus ojos
Me eché a llorar
Ese número era el mío


 

Hija
tengo frío
Todo me está llamando
al otro lado del océano

¿Por qué estoy aquí?
Madre no lo entiendo
Domingo de 1620
453 indios menos
Escucho cómo late mi corazón
en el medio
un silencio
Yo no quiero ir detrás de un sentido
Padre dice que pensar es agradecer
Yo no quiero ese pensamiento
Yo ¿valgo?


Canta madre
canta
libera tu origen perdido
La pluma que me regalaste
siempre me recordará de dónde venimos

Mestiza será mi nuevo nombre

Aprenderé como los míos
Haré blanca mi lengua
mi piel
mi ropa
mis ojos

Cuidaré
el verdadero color
de nuestro espíritu



¿Cómo se mide una vida?
Un pueblo contra otro
¿Cuál es el justo?
Dentro de nosotros sus voces
como termitas

Teresa Orbegoso

Teresa Orbegoso

 

Teresa Orbegoso nació en Lima, Perú, en 1976. Reside en Argentina. Licenciada en periodismo, curadora, gestora cultural y poeta. Realizó estudios de filosofía en la UARM y la PUCP. Actualmente es alumna de la maestría en “Creación Musical, Nuevas Tecnologías y Artes Tradicionales” en la Universidad Nacional Tres de Febrero de Buenos Aires. En el 2011 publicó su primer libro de poesía, Yana Wayra (Viento negro), presentándolo  en las ciudades de Lima (Perú), Alicante (España) y Buenos Aires (Argentina). El libro ha sido llevado al audiovisual y la plástica por artistas peruanos y niños de Lima. En octubre del año 2012 presentó el proyecto “Norte/Sur: danza de los hemisferios” en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires, trabajando junto a creadores argentinos y peruanos una mirada sobre el doble origen latinoamericano. Es colaboradora de la revista española de arte y literatura “Auca” y de la revista chilena “El navegante”. Los poemas que aquí se reproducen pertenecen a su último libro, Mestiza (Ediciones del Dock, 2013). Parte del material de este libro ha sido premiado con una mención general en el concurso de poesía de la editorial Ruinas Circulares (Buenos Aires).

Contacto:
www.teresaorbegoso.wix.com/teresa-orbegoso
teresaorbegoso1@gmail.com
 

Mestiza hace un llamado a la Madre y al Padre, a la Madre que vive en el fuego y el Padre que vive en el agua. Desde aquí vemos metáforas de germinación que harán que el poeta pueda sacarse la espina que le crece en la lengua y de ahí proseguir no a su canto, sino al grito, porque de lo que se trata es de decir la verdad y retomar el camino del origen”.

Mestiza sólo quiere recobrar el idioma, sanar las heridas y dialogar con el jaguar, la serpiente y el cóndor. Volver a ser río, piedra, árbol.
Que nuestras voces se escuchen desde los nevados más altos”.

Paul Guillén en el prólogo de Mestiza.